Artículo: Mito o consecuencia del abuso

 

Por: Fernando Jetzael Urzúa Atilano

 

Mito o consecuencia del abuso

 

 

Uno de los mitos más reconocidos sobre el abuso sexual infantil, es que los niños (varones) que viven esta experiencia se van a convertir en homosexuales. Quizá sea una duda o afirmación que algunas personas se hacen al enfrentarse a la experiencia del abuso sexual propio o de otros.

Una respuesta común, es que algunos varones por ejemplo no hablen de que han vivido abuso y prefieran mantenerlo en silencio ante el temor de que no les crean y/o por  la vergüenza que les generó. El continuar manteniendo silencio sin disipar sus dudas  puede llegar a tener implicaciones para el ejercicio de la sexualidad, tanto como el llegar a cuestionarse acerca de la orientación sexual tomando como referente  esta experiencia.

Algunos adolescentes o adultos que han pasado por abuso sexual pueden llegar cuestionarse:

  • Esto me ocurrió porque soy gay?
  • Si los demás se enteran ¿van a creer que soy gay?
  • ¿Me abusaron de niño eso significa que soy gay?

Son dudas que tienen que ser resueltas y acompañadas por una persona sensible y profesional al tema, que no anteponga sus juicios o ideas ante la confusión. Es más fácil entender que el abuso sexual no tiene nada que ver con la orientación sexual del niño, cuando la atención se concentra en la naturaleza abusiva y no en el aspecto sexual del abuso… Recordemos que los niños no eligen vivir esta experiencia y les roba su derecho natural de descubrir su sexualidad a su propio ritmo.

Dejemos claro que el ejercicio de la sexualidad es un derecho que tenemos todas y todos, que somos libres de practicarlo y que podemos elegir a quien nos genera esa atracción emocional, romántica o sexual y no es destino de una experiencia dolorosa como el abuso sexual en la infancia.

Durante la práctica profesional con esta problemática en psicología es común encontrar que algunos padres de niños varones también se lo pregunten y esta sea la causa o motivo que los acerca a buscar ayuda, refiriendo que: “debido a que ocurrió, con otro hombre ¿mi hijo será gay?”. Lo único que se tiene claro es que el abuso no tendría que haber ocurrido, y no puede ser el factor determinante para orientación de la sexualidad, ya que esta obedece a  un conjunto de factores biológicos, psicológicos y ambientales.

Lo que es importante reconocer es que, si es necesario que se atienda física, emocional y psicológicamente esta experiencia para disminuir las posibles consecuencias que pueda generar, recordando que no todos los seres humanos reaccionan y afrontan de la misma manera.

A manera de conclusión podemos decir que:

  • La orientación sexual no se define por las vivencias o experiencias traumáticas de la infancia.
  • Debemos centrar nuestra atención en la conducta abusiva y no en la influencia que pueda generar sobre la orientación sexual.
  • Ante el abuso sexual los niños y niñas pierden la oportunidad de ir descubriendo su propia sexualidad a su propio ritmo.
  • Pareciera que la sociedad mantiene un estigma negativo ante la orientación sexual distinta a la heterosexualidad.
  • Los niños que vivieron una experiencia de abuso sexual, no lo buscaron.
  • Es importante acudir con un profesional para valorar la situación, el silencio solo produce nuevos abusos y/o genera más dudas.

Referencias

1in6. (25 de 04 de 2019). 1in6.org. Obtenido de https://1in6.org/español/home/mitos-hechos/

Aparicio, Á., & Muñoz, T. (2007). Después del silencio: como sobrevivir a una agresión sexual . Barcelona : Paidós .

Finkelhor, D. (2005). Abuso Sexual al Menor. México : Pax México.

Papalia, D. (2012). Desarrollo Humano. México: Mc Graw Hill.

 

 

Síguenos en nuestras Redes Sociales PAS:

 

 

Sin Comentarios

Inserte un comentario

Translate »