Artículo: Conociendo más el humanismo

 

Por: Dra. Carlota Tello Vaca

 

Conociendo más el humanismo

 

 

El humanismo llegó a revolucionar la psicología que como ciencia nueva había estado muy relacionado con la medicina y la filosofía, que cabe decir es una ciencia muy antigua. Exponiendo  un alcance mucho más integral en la relación psicológica con las y los clientes o consultantes (pacientes para la medicina), pero en realidad es aplicable en cualquier relación de personas, siempre y cuando se busquen las relaciones armónicas.

Durante muchos años los procesos terapéuticos se han visto beneficiados con esta corriente psicológica, ya que la psicología al empezar a distinguir su propio ámbito de trabajo e investigación, se fue separando de la medicina aunque en algunos círculos de profesionales todavía rige la psiquiatría aún en estas primeras décadas del S XXI. un tabú.  Respecto a la sexualidad como campo psicológico más que bio-médico, el humanismo ha dado la pauta para poder ser más cercanos y empáticos con las personas que requieren un acompañamiento en este tema.  

Existe la necesidad de muchas personas independientemente del grupo etario al que pertenezcan de poder externar, platicar  y obtener  herramientas para lograr una sexualidad plena, placentera y sin riesgos, por lo que es de suma importancia que se logre un avance en este campo, y más desde la corriente humanista que me parece -ahora que la conozco y la practico-, la mejor opción porque le da al consultante toda la posibilidad de crecimiento y tomar las riendas de su vida.

En este momento el humanismo viene a traer propuestas que son un aliento para las nuevas generaciones, especialmente para los millenials que no se comprometen o se comprometen poco, que tienen relaciones liquidas (como afirma Bauman, 2003)  donde no hay cuidado ni por sí mismos, y donde las relaciones humanas y de contacto han pasado a un segundo plano generando personas con desapegos emocionales fuertes que provoca mucha inestabilidad y sufrimiento.

La corriente humanista, con la apuesta del enfoque centrado en la persona,  es un logro en la realidad con su propuesta que toma en cuanta como plataforma los derechos humanos, y abundando los derechos sexuales y reproductivos, dando la libertad plena a la persona para construirse como ser sexuado, tomando en cuenta todas sus potencialidades, habilidades y posibilidades de vida, sin restricción y sin control por parte del terapeuta; sino más bien con un profundo respeto por la persona.

Es una corriente que busca generar un ambiente para las personas de suma confianza, un ambiente protegido donde a la persona es  libre y no se le juzga nunca.

Esta es una apuesta de desarrollo integral de la persona, donde el  empoderar al consultante  independientemente si es hombre o mujer es primordial, porque son ellos quienes toman las decisiones sobre sus prácticas, relaciones interpersonales,  reproductividad, y en todas las esferas de su vida, el objetivo es que sean personas felices y coherentes.

Un punto más que resulta trascendental es que la propuesta humanista es incluyente, ya que se puede relacionar fácilmente con otras herramientas psicológicas, como lo es la biodescodificación, la astrología psicológica, mindfulness, la espiritualidad, el trabajar con la compasión, entre otras. No rechaza, ni se jacta de tener la razón o poder seguir por un solo camino. Teniendo siempre como objetivo el bienestar humano.

La terapia humanista viene a proveer de los elementos básicos para que las personas sean felices, vivan sin ataduras,  en esta que sigue siendo una cultura patriarcal y machista llena de prohibiciones e incoherencias, para ir abriendo caminos nuevos hacia el amor propio y así  impacte a sus seres allegados, su comunidad y a todo su entorno.

Los procesos psicoeducativos relacionados a la sexualidad desde la perspectiva humanista, pueden construir un empoderamiento en las personas que las lleve a tomar decisiones para su vida con actitudes congruentes, democráticas, incluido el compromiso de trabajar para la paz con incidencia social, para que este mundo tan dolido actualmente pueda tener esperanza.

 

Referencias

Aedo, E. R. (2014). La psicología humanista: sus orígenes y su significado en el mundo de la psicoterapia a medio siglo de existencia. Ajayu, 12 (2), 135-186.

Bauman, Z. Amor Líquida. Acerca de la fragilidad de los vínculos humanos. Fondo de Cultura Económica de Argentina, Buenos Aires.

Fabela, J. L. G. (2006). ¿Qué es el paradigma humanista en la educación? Qué es el paradigma humanista en la educación, 1(2), 3.

Vargas, F. F. (2008). Gestalt y Aprendizaje. Actualidades Investigativas en Educación, (8), 1-12.

 

Síguenos en nuestras Redes Sociales PAS:

 

 

Sin Comentarios

Inserte un comentario

Translate »